924 803 111 - 627 564 183


Diagnóstico


El paciente o los familiares suelen acudir al médico, en principio, por alteraciones de la memoria o síntomas depresivos. Es muy difícil reconocer el inicio de la enfermedad y puede pasar desapercibida durante algún tiempo. Suelen descartarse otras patologías, tales como depresión (o pseudodemencia) o problemas hormonales o infecciosos, que pueden empujarnos a creer que existe una demencia cuando en realidad no es así.

Se realizarán baterías de test, que comprenden los aspectos neurológicos y psicológicos, para contrastar la existencia de deterioro cognitivo, examen neurológico completo y pruebas complementarias, como de neurología e imagen cerebral y análisis de sangre. El diagnóstico definitivo sólo se puede realizar a través del examen neuropatológico, es decir, por biopsia cerebral (no se realiza en la práctica clínica) o autopsia.

Los criterios diagnósticos más utilizados en la actualidad son los propuestos por el Instituto Nacional de Enfermedades Neurológicas y Trastornos de la Comunicación e Ictus (NINCDS), la Asociación de Enfermedad de Alzheimer y trastornos Afines (ADRA) y los de la Asociación Americana de Psiquiatría (DMS-IV).

En cualquier caso, este proceso diagnóstico es un camino largo y duro que, a menudo, se convierte en fuente de ansiedad e inseguridad para enfermos y familiares. Es importante tratar de informarse lo necesario y contar con apoyo durante el proceso.


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, elaborar información estadística, analizar sus hábitos de navegación e inferir grupos de interés. Al clicar en "Aceptar" o SI CONTINÚA NAVEGANDO, ACEPTA SU USO. Puede cambiar la configuracion u obtener mas informacion Aqui.

  Acepto las cookies de este sitio.